¡Cuidado con la depresión!

0
278

Se dice que la depresión es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, ira o frustración interfieren con la rutina diaria durante periodos cortos o prolongados; la depresión   es una enfermedad grave y más común de lo que pensamos, por el hecho de que suele ser silenciosa restamos importancia a su oportuno tratamiento, consintiendo que avance provocando episodios de ansiedad, falta de sueño, apetito y hasta el desánimo de compartir con familiares y amigos.

De cara al hecho de que nadie es inmune a este tipo de trastorno que de no ser tratado a tiempo y eficazmente puede llevar hasta el suicidio, considero importante además de conocer sus síntomas, recordar que para esto también hay solución en Cristo. El estudio comprensivo de la palabra de Dios puede librarnos de ser víctimas de esto, o servirnos de ruta de salida si ya estamos sumergidos en este mal. Con el simple hecho de destinar tiempo para su lectura y asimilación de versículos como 1 Pedro 5:7, Salmos 42:11, Salmos 3:3, Deuteronomio 31:8, entre otros. Los psicólogos aseguran que aún las personas aparentemente felices pueden estar en depresión y experimentar ataques de pánico, miedos, e inseguridad. Lo que me hace pensar en la necesidad de tener un propósito claro de vida y que este, sea nuestro mayor proyecto para mantenernos en modo de felicidad estable; esto definitivamente no puede lograrse cuando no se tiene claro para qué se vive y como debemos de alimentar y cuidar esa vida.  Recordemos que el propósito de Dios para darnos a conocer su pensamiento por medio de su  palabra escrita, fue precisamente proporcionarnos un manual de existencia para sacarle el mayor provecho a nuestra vida, en las paginas de la Biblia podemos encontrar además de exhortaciones, patrones de conductas a seguir,  hasta el tipo de pensamiento a desarrollar, que debe de ser sustentado en lo amable, lo  justo, y todo lo  honorable (Filipenses 4:8)  creer y practicar esto, activará un mayor nivel de  felicidad que coexista con los problemas, es decir podemos ser felices aún cuando estamos en problemas, las emociones positivas son la clave para esto, además de recordar que la felicidad no es algo que encontramos, sino más bien  el resultado de algo que provocamos y construimos día a día

Según la Mayo Clinic la depresión afecta los sentimientos, pensamientos y comportamiento de una persona, y puede causar una variedad de problemas físicos y emocionales, hasta llegar a sentir que no vale la pena vivir.

 Los expertos aseguran que este problema no es cosa sencilla de resolver, la depresión puede requerir tratamientos a largo plazo, y lamentablemente este mal, ha tomado mayor auge en esta sociedad violenta en la cual vivimos.

No obstante del mismo modo como los médicos aseguran que por medio de tratamientos clínicos se puede salir de ella; también Dios nos dice que “todo lo podemos en su hijo Jesucristo” y acercarnos a Dios cuando sentimos la inclinación  de hacerlo, puede evitar que lleguemos a sentirla, y si ya estamos en un estado depresivo, Dios puede sacarnos de allí, el primer paso para esto es pedirle a alguien que lea la biblia para nosotros si el ánimo para hacerlo nos faltara. Pedir a nuestro cónyuge, hijos o a alguien de confianza que ore por nosotros, escuche en radio o televisión predicaciones para que recupere su fe, porque escrito esta “ la fe vienen por el oír la palabra de Dios” como escrito esta también  “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará el Señor” Salmos 34:19.  

La vida es un regalo de Dios ¡Cuídate de la depresión!

Compartir
Artículo anteriorLa reina de Saba
Artículo siguienteLa cuarta revolución

No hay comentarios

Dejar respuesta