¿Matrimonios de corta Duración?

0
119

1 Cor 7:10Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido”

Cada día se vuelve más desafiante encontrar matrimonios que perduren y existen factores que influyen en que un matrimonio sea fuerte o débil. Solo haciendo algo intencionalmente para que funcione, funcionará; nunca el fracaso o el éxito matrimonial sucede por casualidad. Prov. 10:29 “El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; Pero es destrucción a los que hacen maldad”.

Unas de las tácticas que siempre les animo a cada matrimonio que pasa por mi oficina de consejería es: dele a su pareja un motivo para luchar y hacer de su matrimonio que sea un “paraíso y no un infierno”, use palabras para que se desafíen mutuamente, no se critiquen y se desvaloricen, más bien trabajen en ellas y hagan un tiempo para ustedes, los niños, los familiares, incluso incluyan ejercicio juntos como pareja y entonces tendrán una motivación adicional que sumará a su calidad de vida o lo rutinario. ¿Hay motivos que te detienen a sumar en tu matrimonio? ¡Entonces motiva a tu cónyuge para que no sean un matrimonio de corta duración! Job 32:11 “He aquí yo he esperado a vuestras razones, He escuchado vuestros argumentos, En tanto que buscabais palabras”.

Haga la diferencia evitando ser parte de los matrimonios que codician lo que otras parejas tienen, o experimentan menosprecio. Algunos creen que su matrimonio tiene menos valor que otros y pasan anhelando lo que otros tienen, disfrute su matrimonio y deje de estar deseando lo que otros tienen, Dios diseñó el suyo, así como es, agradezca a Dios, alégrese, Dios los honrará y no se menosprecien, construyan su propio matrimonio usando su estilo único, reinvéntelo, disfrútelo diariamente. ¿Codicias el matrimonio de tu prójimo? ¿Consideras tu matrimonio inferior al de otros? Jer 30:19 “Surgirán de ellos cánticos de gratitud, y gritos de alegría. Multiplicaré su descendencia, y no disminuirá; los honraré, y no serán menospreciados”.

Una de las batallas más fuertes que hay que librar en estos tiempos en el hogar es el matriarcado, (“los derechos de la mujer”) donde ella se rebela no habiendo un sometimiento mutuo en el Señor, se nota rápidamente, porque el hombre no asume su responsabilidad y deja a su esposa que dirija el hogar, y probablemente funcionará por un tiempo, pero no de la manera que debería. No se trata de “esclavizar a la esposa”, ni debe ser por falta de capacidad o inteligencia del hombre, sino porque ese no es el diseño de Dios.

El riesgo es alto porque hay un momento que pierde su rol el hombre, y la mujer toma una autoridad que no le corresponde, entonces hace lo que mejor le parece y aunque los resultados se vean aparentemente bien, no es lo que Dios ordenó, porque de ser así lo hubiese plasmado en la Escritura. 1 Cor 11:3 “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo”. 

Amados amigos y hermanos, el modelo del matrimonio, ya fue expuesto desde la fundación del mundo y la autoridad del hombre con relación a la mujer no está en la “mesa de negociaciones”, sin embargo, debe de entenderse que si ambos son “una sola carne” sin duda se someterán mutuamente, participaran en un mismo sentir y pensar, el hombre cuidará de su esposa tratándola como vaso más frágil, como si fuera su propio cuerpo. Efe 5: 21Someteos unos a otros en el temor de Dios.  28Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama”. 

Recuerda, Dios preparó el diseño del matrimonio hasta que la muerte los separe y nunca pensó en…

MATRIMONIOS DE CORTA DURACIÓN

No hay comentarios

Dejar respuesta