Corte radical con el pecado sexual

0
675

Por favor toma un tiempo y lee Mateo 5:27-30.

Jesús continúa desarrollando el tema de la justicia y santidad verdaderas que el cristiano debe de mostrar. Debe ser MAYOR que la de los fariseos, en el sentido de que estos aparentemente cumplían de forma superficial los mandamientos de Dios, pero su corazón estaba lleno de pecado, hipocresía, orgullo y maldad. En esta ocasión, Jesús hace referencia al tema de la inmoralidad sexual en general (no solo se refiere al adulterio, también incluye fornicación en solteros).

Los fariseos decían: “con solo que no caigas en el acto mismo del adulterio, no hay problema.” Pero su corazón estaba lleno de lujuria. Ellos se permitían ver con ojos impuros, desear el pecado en su corazón, tener pensamientos pecaminosos y hasta conversaciones y actos pecaminosos, pero pensaban que estaban libres de pecado por no haber llegado a consumar una relación sexual.

Jesús habla de la necesidad de una pureza de ojos, mente y corazón. Él nos enseña que el pecado sexual inicia desde que le damos cabida en la mente y en los ojos. Cualquiera puede ser tentado, y la tentación en sí misma no es pecado. Pero en el instante en que decidimos ver, ó decidimos entretener pensamientos, fantasías, deseos, el pecado inició y ya estamos ofendiendo a Dios.

El Señor nos habla de la única solución al problema de la inmoralidad sexual: el corte radical. No se refiere a que realmente nos amputemos un miembro, sino que es una hipérbole que nos enseña la necesidad de tomar acción inmediata, contundente, costosa y definitiva contra todo aquello que nos lleva a caer. La acción puede ser dolorosa y podemos sentir que hemos perdido algún beneficio, pero vale la pena porque la salvación de nuestra alma está en juego.

Si queremos tener victoria, debemos revisar nuestra vida, y cortar con los ojos lujuriosos y la mente fantasiosa. Favor leer Job 31:1-9. Muchos hombres ven el cuerpo de las mujeres que van pasando, y hasta se expresan indebidamente hacia ellas. Otros están atados a la pornografía y hábito de masturbación. Y aun otras personas están acostumbradas a vestirse y exhibirse (hasta en redes sociales) de forma que son de tropiezo para los demás.

¡No mire lo que contamina! ¡No vaya a ese lugar! ¡Apártese de amistades! ¡No vea esa serie, ni oiga esa música! ¡No chatee con esa persona! ¡Bloquee en redes sociales! Restrinja su celular y computadora, o si es necesario, no los use. Bótelos, rómpalos, regálelos si le hacen caer. Confiese su pecado y apártese. Mortifique su pecado, y sea radical.

ASÍ SON LOS VERDADEROS HIJOS DE DIOS, NO PERFECTOS, PERO LUCHAN A MUERTE CONTRA EL PECADO, Y NO SE ACOMODAN A ÉL.

NO IMPORTA LO QUE DIGA EL MUNDO CUANDO VEA QUE ERES RADICAL: “ESTÁS LOCO, ERES UN CUADRADO, SANTURRÓN, ANTICUADO”, BIENAVENTURADOS SOMOS SI EL MUNDO SE BURLA Y NOS CRITICA, PORQUE DEJAMOS EL PLACER PASAJERO Y ESPERAMOS EL PLACER DURADERO Y LA VIDA ETERNA EN CRISTO JESÚS.

Preguntas de Aplicación (RECOMENDAMOS DIVIDIRSE, HOMBRES POR UN LADO, MUJERES POR APARTE)

  1. ¿Qué parte de esta enseñanza le impacta más, y por qué?
  2. Siendo sinceros, ¿cómo está su lucha contra la lujuria en la mente, corazón y ojos? Comente.
  3. ¿Qué tentaciones presenta el mundo moderno a los cristianos? ¿Qué medios utiliza el enemigo y nuestra carne para tentarnos?
  4. ¿Cómo podemos tomar acción radical para cortar con el pecado de inmoralidad sexual?
  5. ¿Tiene usted un amigo cristiano de confianza, con quien poder ser sincero y confesar su lucha, y a quién rendirle cuentas?

No hay comentarios

Dejar respuesta