El Poder de la Resiliencia

0
202

La resiliencia es: la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas.

Es decir, la habilidad de poder sobreponerse después de una crisis devastadora en la vida.

Lee lo siguiente:

Quedarse en el suelo, no es una opción.

Debes de levantarte.

Entre más tiempo te demores en levantarte, más alimentaras tu tragedia.

No importa cuantos días más te sigas lamentando, eso no hará que cambie nada.

Lo único que reformará tu presente, es superar tu pasado proyectándote para el futuro.

Tus mañanas no serán iguales cuando tus noches sean diferentes.

Cada una de las circunstancias difíciles que sufriste te hicieron más fuerte, así que, al salir de esta, incrementaras tus capacidades.

Los desafíos no son tus enemigos, sino las herramientas de la vida para poder crecer.

Aumenta tu resiliencia

Esa capacidad de superación, te conducirá a la instrucción.  Es decir que, para ser indestructible hoy, debes de haber estado en el suelo ayer.

Cada golpe cuenta…

Los rechazos, las críticas, y las traiciones llevan consigo sustancias que te harán madurar y acumular experiencias de oro.

Así que tu capacidad de resiliencia puede crecer.

Pero de algo debes estar seguro, que no puedes seguirte defendiendo con las mismas armas.  Debes de actualizar tu arsenal día a día. 

Porque lo que te funciono hoy quizá mañana no funcione.

Cada día trae su propia aflicción (afán).

Por lo tanto, debes de crecer, de dosis en dosis.

Pagar la experiencia por cuotas diarias y

Aumentar tu fortuna, sumando los infortunios.

El nivel de tu resiliencia determina el tiempo de tu permanencia

¿Cuántas personas renuncian todos los días?

Unos renuncian a sus trabajos, otros a sus carreras universitarias, sueños, familia, matrimonio, proyectos, negocios, privilegios, ministerios, etc.

El equipo de los que permanecen donde quiera es muy pequeño.

Muchos a la mañana siguiente amanecen con la decisión de renuncia, a causa de una mala noche que vivieron. Eso quiere decir que no hubo la suficiente resiliencia para retomar al siguiente día las actividades y proyectos.

Abandonan una y otras veces el camino de sus ideales, simplemente porque el trayecto les paso exámenes muy difíciles de carácter.

Así que muchos inician, pero pocos terminan.

Todo por la poca resiliencia.

Sobreponerse una y otra vez, es el arte de saber secarse las lágrimas.

Respirar profundo, es el secreto para seguir avanzando en el camino.

Detenerse a beber agua, es la garantía que tienen el caminante para llegar a su destino.

No podrá huir toda la vida.

Debes de asumir las responsabilidades… 

Esa responsabilidad creará en tu interior nuevas células de resiliencia en tu alma.

Nadie que abandona lo que ama, será completamente feliz.

Hacer lo que te gusta y estar con los que amas no tiene sustitución.

No podrás esconder tu incapacidad culpando a otros por tu tragedia.

Aprende a permanecer.

Pero para eso debes de crecer en resiliencia.

Los que permanecen, alcanzan sus ideales y no les importa celebrar con las manos llagadas, la espalda surcada y con algunas arrugas y canas extras.

Por que al final se les escuchará decir: valió la pena.

En cada ámbito de la vida necesitarás resiliencia para poder permanecer vivo y avanzar a tu destino.

Considera el siguiente Compendio de Resiliencias

*Resiliencia matrimonial: para sobreponerte de las crisis.

*Resiliencia familiar: para superar todo tipo de proceso en el hogar.

*Resiliencia ministerial: para reponer fuerzas una y otra vez.

*Resiliencia financiera: para invertir, refinanciar y recuperar.

*Resiliencia académica: para terminar los estudios que iniciaste.

*Resiliencia musical: para intentarlo una y otra vez.

*Resiliencia espiritual: para restaurar lo que se dañó.

*Resiliencia emocional: sobreponerse de las experiencias traumáticas.

*Resiliencia física: para restaurar el cuerpo.

Etc, etc, etc.

Las personas resilientes, avanzan por encima de lo que fue sepultura de otros.

¿Pero cuáles son los elementos de una buena resiliencia?

  1. Buscar a Dios para echar sobre él toda ansiedad.
  2. La recuperación progresiva e intencional.
  3. El perdón.
  4. Llorar lo necesario.
  5. Reajustar los sueños y proyectos.
  6. Una reingeniería personal.
  7. Asociarse con personas resilientes.
  8. Tomar un pequeño descanso.
  9. Respirar profundo, secarse las lágrimas, ducharse y luego retomar.
  10. Escribir todas las lecciones que aprendiste en la crisis y compartirlas con otros.

Pai Otoniel Alvarado.

Casa Emanuel Para todas las Naciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta