¿Por qué para algunos resulta difícil ver a Dios como padre?

0
722

Por JULY DE SOSA

Conozco  personas que se sienten cómodos llamando a Dios  su   Señor, no así  llamándolo “padre”

En la mayoría de los casos he encontrado que esto tiene que ver con la relación que hubo con su padre biológico. Ya que este grupo de personas vieron en la figura de padre  una persona ausente, maltratador, irrespetuoso, alcohólico, abusador, burlón, chantajista, machista, colérico,  “entre otros” Esta cruel realidad les hizo rechazar esa figura.

 Desafortunadamente hoy en día existen muchos hombres que no se preocupan por aprender acerca del plan de Dios en la figura de papá, y siguen el patrón de cómo ellos fueron formados por sus propios padres, esto  forma un circulo vicioso de comportamiento equivoco para desempeñar tan importante rol. Todos esos malos recuerdos de su niñez y adolescencia han marcado una línea muy oscura de lo que es para ellos la figura de padre.

Ese patrón de comportamiento continua marcando a muchos niños, desesperados por tener un papá diferente, aparte de todos aquellos que aunque alcanzaron ya su etapa de adulto   no está en sus manos el cambiar la realidad que de chicos vivieron,  teniendo que soportar y honrar a este tipo de papá; pero lo que sí está en  sus  manos es  aceptar la libertad que Dios quiere darle  en esa zona en su  mente y corazón, y  en su calidad de ¡libre! pueda ser un ejemplo de un buen  papá; poniendo fin al mencionado patrón de comportamiento.  Esto no solo cambiará  para bien la relación con sus hijos, sino que le servirá para  desarrollar   una   relación con Dios como  padre. Su  éxito en esta travesía dependerá de que usted pueda verse en el espejo del ofensor, perdonar con actitud redentora, renunciando al derecho de la venganza. Ya que esto último,   es precisamente lo que a muchos hombres no les permite abrazar a sus hijos varones, darles un beso y decirles hijo te amo. Por el contrario comportándose de la misma forma como su padre lo hiciera con ellos, saborean un tipo de  “venganza” que en  muchos de los casos lo hacen  inconscientemente.  

Es apremiante que entendamos que Dios no es como nosotros, la Biblia dice que ÉL nos hizo a nosotros semejantes a ÉL, lo que significa  que  todos podemos aplicar  el amor, paciencia, comprensión, aceptación  y perdón que Dios aplica con nosotros como nuestro Dios padre, con nuestros hijos. Piense por un momento y pregúntese a usted mismo ¿Cómo me trata Dios cuando le  fallo?  ¿Dejó de sentir su amor por mi falta? Notará que su respuesta si es sincera será no, Dios aunque le fallemos nunca deja de amarnos y bendecirnos  más abundantemente de lo que nosotros mismos esperamos.

En ocasiones  la astucia de satanás nos mantiene alejados de la verdad y esclavizados en el dolor, eso impide que veamos la puerta de salida que esta frente a nuestros ojos.

Yo le invito a que se interese en aprender más acerca de la figura de Dios padre. Y que de lo aprendido tome modelo para que usted sea esa figura con sus hijos. Puede comenzar creyendo y aplicando con sus hijos 3 características que usted siempre encontrará en la figura de  DIOS padre.

1 -Dios nunca dejará de amarlo.

2-  Dios nunca dejará de  perdonarlo.

3 -Dios nunca dejará de ayudarlo.

Créalo y haga lo mismo usted con sus hijos, “hagan lo que hagan” nunca deje de amarlos, nunca deje de perdonarlos y nunca deje de ayudarlos.

 ¡Feliz día del padre para todos los que gozan de ese privilegio!

No hay comentarios

Dejar respuesta