Hablando de violencia en contra de la mujer

0
152

POR JULY DE SOSA

El pasado jueves 25 del presente mes, sepultaron los restos de quien en vida fuera conocida con el nombre de Rosa María Bonilla Vega. Medico de profesión, ella habría sido asesinada por las manos que se suponía, la protegieran y brindaran seguridad, manos del hombre que ella eligió, como pareja para compartir su vida. La noticia ocupo los titulares los días siguientes a este lamentable hecho; que sumado a muchos más de la misma naturaleza, activan una gama de comentarios en pro y en contra. Yo al igual que otros, me pregunté ¿Cómo puede alguien caer en este tipo de maltrato callando el suspiro, de su sufrimiento? Y la respuesta que encuentro siempre es la misma, es la falta de identidad lo que lleva a la ceguera y silencio, de la víctima. Ceguera a no poder, o no querer ver, las consecuencias fatales que trae el maltrato psicológico que al igual que ella, sufren muchas victimas en el mundo entero.

Algunos profesionales del tema declaran que el  agresor somete a su víctima con maltrato que se subdivide en cuatro categorías:

Maltrato estructural, financiero, social, y espiritual. Esto lleva a la víctima a una “desvalorización” que enmudece el grito de ¡auxilio! De su alma. Hasta que el “caballo de trolla” que entro a su corazón, arrebata su vida.

Para este tipo de situaciones como para todas las existentes, la biblia aconseja: El sabio teme al Señor y se aparta del mal; pero el necio es arrogante y se pasa de confiado. (Proverbios 14:16)   La sabiduría es sin duda de lo que más carecen las personas que son presas del algún tipo de agresión mencionada. Y me refiero a la sabiduría que adquirimos cuando conocemos del amor de Dios y del propósito para el cual fuimos creados, y no a la que muchos practican siendo sabios, pero en su propia opinión. No olvidemos que “El principio de la sabiduría es el temor a Dios”

Para nadie es desconocido que el feminicidio cada día toma más auge. La pregunta es ¿Cómo pueden las mujeres que sufren maltrato psicológico, evitar pasar a la lista de “exterminio”?

Desde mi óptica de “mujer libre de ese azote” gracias al conocimiento que he adquirido de Dios, y en mi deseo de llegar hasta esas mujeres que físicamente no puedo, sugiero a quienes están batallando con cualquier tipo de agresión psicológica, por parte de su pareja lo siguiente: No confié en su propia opinión,  busque a Dios padre, pero no de manera religiosa, sino de forma personal, hable con Él, tomando conciencia de que ÉL es real, aunque usted no lo pueda ver, Él si la mira, y escucha, pida que tenga de usted misericordia y la liberte de la trampa en la que cayo por voluntad propia, o forzada. Escuche palabra de Dios por medio de TV, Radio, o Internet. Y no siga el consejo que muchos pastores, sacerdotes, o consejeros, que brindan diciéndole a las victimas que deben de seguir callando y aguantando todo porque así es la vida de “pareja”. Yo le aseguro que el maltrato y abuso de poder no forman parte del diseño de Dios dentro de la convivencia de pareja. Sino más bien el respeto mutuo y el amor.

Quizá le parezca que no le servirá de nada seguir mi consejo, pero yo le aseguro que hay salida en Dios, por eso le ruego ¡ámese a sí misma, y abrase su vida! y salga victoriosa de la lista negra de la que forman parte miles de mujeres que en su mayoría esperan la muerte, para cortar relación con su verdugo.

Dios habrá los oídos y boca de quienes no escuchan consejo, y callan su queja.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorDecretos
Artículo siguiente¿QUE HAREMOS?

No hay comentarios

Dejar respuesta