Orientemos a nuestros jóvenes respecto a su sexualidad y consecuencias.

0
158

POR JULY DE SOSA

Como padres cristianos nuestra responsabilidad de orientar a nuestros adolescentes acerca de su sexualidad va más allá de hablarles de los embarazos no deseados, de las enfermedades de trasmisión sexual entre otros riesgos. Debemos hablarles también del plan perfecto de Dios al crearnos seres sexuales, y de lo complicado que se vuelve ignorar esto, para su comunión con él. La palabra de Dios es clara cuando dice que todos los que nos llamamos cristianos que es igual a decir “seguidores de Cristo” debemos de seguir el camino que él en tres años de ministerio activo nos enseño y modelo, respetando y cumpliendo las reglas de Dios, ya que estas son el deseo de su corazón para que nos valla bien y aprovechemos nuestro paso por la tierra dejando huella.

Lo primero que debemos asegurarnos que entiendan es que las relaciones sexuales son exclusividad del vinculo matrimonial, y tienen dos propósitos a cumplir. El primero es satisfacernos sexualmente como pareja transformándonos en una sola carne. Y el segundo es para multiplicarnos y tener descendientes. Es apremiante que entiendan esto, ya que los jóvenes piensan que el sexo es solo para placer y entre más parejas sexuales tengan mayor será el placer que experimentaran, nada más falso que esto. Ya que el sexo normal creado por Dios es el medio por el cual demostramos todo el amor que sentimos por nuestra pareja, más que cualquier deseo que nos provoque. Orientarles acerca de esto va de la mano con advertirles que si tienen relaciones antes del matrimonio, estarán practicando un pecado al que la Biblia llama FORNICACION, el cual junto con otros tienenuna fatal consecuencia, “No heredaran el cielo” 1Corintios 6:9-10.

Para quienes no profesan la fe cristiana, lo del cielo es un mito, pero para quienes hemos optado por vivir el estilo de vida cristiano, conocemos que el cielo e infierno, son reales,y debemos escudriñar las santas escrituras para conocer más acerca de esto. Por esta razón considero que este tema será aprovechado por los creyentes de las buenas nuevas, no así,por los inconversos, ya que el tema se presta para ser catalogado como exagerado y religioso, por quienes ignoran que es nuestro amor y agradecimiento a Dios lo que impulsa nuestra obediencia y deseo de hacer las cosas a su manera, yno, la práctica de una religión.

Avanzando en el tema. Además de apercibirles que fornicar es pecado, también debemos de enseñarles que toda desobediencia a la voluntad de Dios tiene viñeta de pecado, porque rompe nuestra comunión con él. Esta es la razón por la cual nos dejo las santas escrituras como instructivo a seguir para ser personas prosperas y bendecidas abundantemente. Es importante prestar oído a las inquietudes que nuestros jóvenes podrían tener con relación al sexo, ya que hoy más que nunca a diario son estimulados a su práctica por medio de la música que escuchan,amistades, series de TV, y todo lo que les rodea. ¿Aunque usted no lo crea? Todavía existen jóvenes de ambos sexos que celosamente guardan su virginidad, gracias a que entendieron que todo tiene su tiempo y su hora, y que el abstenerse de tener relaciones sexuales en esta etapa en la cual no cuentan con la madures emocional e independencia económica, para sobrellevarlas, no es sinónimo de cobardía o de estar fuera de la moda. Si no más bien todo lo contrario. El compás de espera que ellos y ellas, han decidido respetar,obedece a su valentía de defender su creencia y deseo, como el elegir cual moda practicaran. Aquella que marca una diferencia, o como dice el dicho la moda de Vicente… “Hacer lo que hace toda la gente” Ciertamente la responsabilidad de orientar a nuestros hijos en su sexualidad es únicamente nuestra. Esta realidad nos obliga a estudiar las santas escrituras, entenderlas, y poner por obra lo aprendido. Esto es a mi juicio lo que nos dará la victoria en el convencimiento de nuestros hijos, en este tema y en cualquier otro, ya que no me canso de decir que la obediencia a la palabra escrita de Dios garantiza el éxito en todas nuestras áreas sin importar nuestra edad, raza, o lengua.

¡La paz de Dios sea con todos!

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta