Dios y tu tiempo

0
92

POR JULY DE SOSA

Una de las cosas más difíciles en un estilo de vida cristiano, es agendar dentro de las actividades a realizar cotidianamente un espacio de tiempo para estar a solas con Dios. Por diferentes razones que en realidad son excusas,tales como no tengo tiempo, estoy cansado, orar me resulta tedioso, o la mas grave de todas no veo la necesidad de orar a diario porque todo está bien. 

Esta última es peligrosa porque la relación con Dios no debe basarse en las necesidades que tengo de su oportuna ayuda, sino en la necesidad que todos tenemos de conocer a nuestro creador y valorar nuestra vida que forma parte de un propósito dispuesto por él. Comprender esta maravillosa razón de existencia anula cualquier excusa disfrazada de razón. Ayer alguien me dijo “se que debo orar, pero no lo hago porque me aburro” definitivamente hay muchos tiposde oración a elegir, personalmente hay una que a mí me resulta aburrida, por eso no la practico. Y es aquella oración basada en el “dame” dame esto, dame lo otro, dame, dame, dame. Pienso que si a mí me resulta tediosa cuanto más a mi Dios que espera enseñarme más allá de lo que puede darme.Cuando hablo con él prefiero aprovechar el tiempo en otro tipo de dialogo y me quedo con la certeza de que Diosconoce de qué, cosas tengo necesidad.

Una equivocada percepción de nuestra relación con Dios puede privarnos de la intimidad que él desea tener con cada uno de sus hijos motivo por el cual nos escogió desde antes de la fundación del mundo. Cuando pasamos por alto que hablar con Dios es la mejor inversión de tiempo; es cuando nos conformamos a gastarlo en todo lo demás. Seguramente Previniendo esto Dios ordena a Josué “Nunca se aparte de tu boca este libro de la ley, de día y de noche meditaras en él, para que hagas conforme a lo que está escrito”. Que bien nos hará a todos acatar este mandato, con plena conciencia de que el fruto será experimentar una relación íntima con Diosy darle vida al verso que cita Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud.

Destinar tiempo para hablar con Dios y para leer su palabra(Biblia) es la única forma de conocerle, y avanzar en el camino señalado por él. A modo de ayuda le propongo que,si orar le aburre, cambie esa oración por un dialogo y hable con Dios como lo haría con la persona que le conoce y con la que usted no siente vergüenza de hablar de cualquier tema como su mamá, cónyuge, o con su mejor amigo o amiga.Recuerde que si él nos creo conoce todo de nosotros nuestras fortalezas y debilidades, pensamientos y hasta nuestra forma de sentir, el sabe absolutamente todo de cada uno de nosotros, verdad por la cual resulta gratificante hablar con toda confianza sabiendo que lo que le digamos él ya lo sabe. Aunque por esta razón muchos son los que piensan. Si Dios conoce todo ¿para que se lo digo? Se lo decimos porque haciéndolo inmediatamente aligeramos la carga y su presencia en nosotros reconforta nuestra alma, y activa la esperanza renovando nuestras fuerzas. Hablar con Dios en todo tiempo además de consolarnos, nos libra de equivocarnos en proyectos, pone certeza a nuestros sueños, y vencemos nuestros temores. Pero hágalo sabiendo que hablar con Dios no tiene que ser un monologo, hable con la certeza de que le escucha y que le responderá usando la comunicación que usted mejor entiende de él, las pagina de la biblia, por medio de una palabra en labios de alguien, por sueños, y aunque usted no lo crea Dios puede comunicarsepor medio de visiones. El libro de Eclesiastés habla de que todo tiene su tiempo y todo lo que se desea tiene su hora.  Disponga tiempo para hablar con Dios; Sin importar si lo hace al principio del día o al final, Lo verdaderamente importante es que cuando se acerque a él, crea que existe y que es galardonador de los que le buscan HEBREOS 11:6.

No hay comentarios

Dejar respuesta