Cuándo nació el Nuevo Testamento

0
288

Uno de los asuntos más difíciles de documentar históricamente es la fecha en que se conoció el Nuevo Testamento como material inspirado al servicio de la iglesia. Se sabe con certeza que todos los evangelios y epístolas fueron escritos en el primer siglo, pero no todos fueron aceptados por las Iglesias. Obviamente,las epístolas paulinas fueron escritas antes del año 67 cuando murió Pablo. Apocalipsis fue escrito por Juan al final del primer siglo,quizá en el año 96.

Es necesario que el lector conozca que escribir y enviar una carta en esos tiempos no era tan fácil como hoy. Los manuscritos originales se hicieron sobre papiros o pergaminos y con tintas de secado lento, por lo cual, tardaba un tiempo la sola producción del material. Enviarla y llevarla a su destino tomaba más tiempo,según la distancia y medio de transporte. Por tanto,la difusión y aceptación del Nuevo Testamento tomó varias décadas y no siempre eran aceptadas por todas las Iglesias.

Se considera históricamente que en el segundo siglo se hicieron muchos intentos de incluir en el Nuevo Testamento escritos no inspirados que las Iglesias tenían que revisar y decidir si los incluían como inspirados o no.

Cómo se llegó a un acuerdo universal para aprobar el Nuevo Testamento con sus 27 libros tal y como lo conocemos hoy? No podemos dudar que fue el Espíritu Santo quien iluminó a los padres de la primera iglesia para que pudieran reconocer la autoridad espiritual de cada uno de los libros.

Por supuesto,como escritura inspirada,el Nuevo Testamento ha tenido, tiene y tendrá enemigos que sin el mínimo respeto hacen menosprecio y mala interpretación de sus enseñanzas. Estos enemigos trataron de excluir libros valiosos como Hebreos y Apocalipsis e incluir “evangelios y epístolas “que no tenían inspiración divina.

Las herejías han abundado siempre contra la iglesia, y los herejes, a pesar que la iglesia aprobó el canon definitivo alrededor del año 200, inventaron interpretaciones que ponían en duda la divinidad de Cristo y negaban la Trinidad apoyándose en las mismas escrituras.

El pensamiento gnóstico influenció mucho para alimentar ideas contrarias a la verdad proclamada por los evangelios. Así fue que personajes como Marcion o Arrio presentaron sus propuestas heréticas que no admitían a Cristo encarnado. Por eso es que lucharon contra la autenticidad de las escrituras inspiradas,para poder encontrar en otros escritos fundamentos que sustenten sus errores.

El Espíritu Santo inspiró el Nuevo Testamento y también se ha encargado de conservarlo puro a lo largo de los siglos. La iglesia hoy debe tener sumo cuidado de escritos que intentan tener la misma autoridad de los 27 libros.

Una característica del pensamiento sectario es que admiten libros o escritos de hombres como del mismo nivel del Nuevo Testamento. Una vez cerrado el canon, nadie puede añadir o eliminar nada, eso es anatema.

Nuestra versión Reina Valera 1960 es, a mi parecer, una revisión saludable, quizá no perfecta, de una Biblia que vale la pena conservar por su fidelidad a las copias más antiguas.

Siempre habrá críticos mordaces que rechazan hábilmente la veracidad de la revelación. No podemos esperar que los no creyentes acepten y crean las enseñanzas santas del Nuevo Testamento, porque ellos tienen velado el entendimiento para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo.

No hay comentarios

Dejar respuesta